Teoría de la iluminación

Densidades lumínicas en relación

Con la ayuda de tres ejemplos se relacionan las densidades lumínicas en una aplicación concreta. Como ejemplos se utilizan la plaza delante de un edificio histórico para eventos, una estación de trenes y una tienda de accesorios exclusivos en una zona peatonal.

Ejemplo 1: Plaza delante de un edificio histórico para eventos

Con la ayuda de densidades lumínicas crecientes se conduce a los visitantes a la entrada del edificio.

Se recibe al visitante en una amplia plaza a la cual se accede atravesando un pequeño parque. Los vehículos solo pueden detenerse brevemente en el acceso para que puedan subir y bajar los visitantes. El parque está delimitado por luminarias de balizamiento de radiación libre cuya luz permite reconocer bien las caras en el camino peatonal. Al mismo tiempo, los conductores pueden distinguir bien a los peatones. La plaza delante del edificio histórico está iluminada por medio de módulos de iluminación. Estos estructuran la superficie. El acceso al edificio tiene lugar por unas amplias escaleras en cuyos bordes laterales están instaladas unas luminarias de pared empotrables.

La zona de entrada acoge al visitante con unas arcadas cuyas columnas se resaltan con proyectores empotrables en el suelo. Dentro de esta zona cubierta se utilizan luminarias de techo de radiación libre. En el tejado de las arcadas, unos proyectores de superficie realzan las partes superiores de la fachada del edificio.
El nivel de iluminación aumenta gradualmente en dirección a la entrada. Empezando por la densidad lumínica más baja de las luminarias de balizamiento en el borde del parque, el nivel va aumentando hacia la calle hasta 1 : 2, continúa en la plaza con 1 : 2 : 3 hasta la escalera 1 : 2 : 3 : 5. Directamente junto a la entrada se alcanza una densidad lumínica 15 veces superior a la de la posición inicial, es decir, 1 : 2 : 3 : 5 : 15.

a) Entrada Densidad lumínica 15 veces superior
b) Escalera Densidad lumínica 5 veces superior
c) Zona de la plaza Densidad lumínica 3 veces superior
d) Acceso de vehículos Densidad lumínica doble

e) Parque contiguo Densidad lumínica simple

A vista de pájaro se distinguen las relaciones entre las densidades lumínicas.
El valor de luminancia más bajo se define con 1. De esta manera se obtiene una relación de 1 : 2 : 3 : 5 : 15.

Ejemplo 2: Vestíbulo de estación de tren

Dos estructuras de edificio macizas están conectadas por un techo abovedado. Las partes frontales de la estación de tren están acristaladas y dejan libre la vista hasta la plaza delante del edificio y las vías. A la derecha y la izquierda unas galerías comerciales se adentran en los edificios. En el centro del vestíbulo se encuentra un mostrador de información. En su prolongación, unas escaleras conducen a los andenes. Las condiciones de densidad lumínica se consideran desde la entrada de la estación hasta las escaleras que llevan a las vías.
La menor densidad lumínica se encuentra en la zona cubierta directamente delante de la estación, por lo cual se representa con «1».
Al acceder al vestíbulo se triplica la densidad lumínica.

El mostrador de información abierto en el centro se acentúa adicionalmente con luz. De ello resulta una relación de 1 : 3 : 6. Las galerías comerciales están iluminadas un poco más que el vestíbulo de la estación.
En este contexto no se considera la iluminación de los escaparates, ya que esta puede variar en función de la hora del día y se controlan individualmente. En comparación con la entrada, las galerías muestran una densidad lumínica de 1 : 4. La zona de las escaleras que conducen a los andenes vuelve a ser un poco más oscura. Allí, la densidad lumínica duplica la de la zona de entrada, es decir, 1 : 2.

a) Entrada Densidad lumínica simple
b) Vestíbulo de la estación Densidad lumínica 4 veces superior
c) Mostrador de información Densidad lumínica 6 veces superior
d) Galerías comerciales Densidad lumínica 4 veces superior
e) Pasillos hacia las vías Densidad lumínica veces superior

En esta perspectiva se distinguen las relaciones entre las densidades lumínicas. También en este caso, el valor de luminancia más bajo se define con 1. El resultado es 1 : 4 : 6 : 4 : 3.

Ejemplo 3: Tienda de accesorios de alta calidad en una zona peatonal

La superficie de evaluación de la tienda se extiende desde la zona peatonal situada directamente delante del comercio hasta la pared trasera en su interior, donde se encuentra una presentación iluminada del género. También en esta situación partimos del valor de luminancia más bajo: directamente delante de la tienda en la zona peatonal. La entrada está flanqueada por dos escaparates, donde la luz se adapta mediante un control de la iluminación en función de la luz natural. En el suelo se miden 200 lx. En la caja se alcanzan 500 lx. De esta manera se obtiene una relación de 1 : 4 : 10.

La presentación del género en las paredes laterales muestra una densidad lumínica 20 veces superior en comparación con la entrada.
Los productos de muy alta calidad están colocados en la parte frontal en unas vitrinas empotradas y retroiluminadas. Delante de ellas se encuentran pequeñas mesas para las conversaciones de venta. Allí se necesita una intensidad lumínica de 1800 lx. Partiendo del valor más bajo de densidad lumínica se crea una relación de 1 : 36. De esta manera se dirige la atención de los clientes directamente a los productos.

a) Zona peatonal Densidad lumínica simple
En el escaparate, la densidad lumínica se controla en función de la luz natural
b) Suelo Densidad lumínica 4 veces superior
c) Mostrador Densidad lumínica 10 veces superior
d) Estanterías Densidad lumínica 20 veces superior
e) Mesas de venta Densidad lumínica 36 veces superior

En la tienda, las relaciones entre las densidades lumínicas son muy variables. También en este caso, el valor de luminancia más bajo se define con 1. El resultado es 1 : 4 : 10 : 20 : 36.

Con la ayuda de los ejemplos indicados se muestran posibles distribuciones de la densidad lumínica. Desde la zona más oscura hasta la más clara, hay algunas diferencias extremas.
En consecuencia, la luz se percibe como agradable. ¿Por qué?
En el edificio para eventos (ejemplo 1), la entrada representa el punto más luminoso. Para el visitante que está llegando, la densidad lumínica va aumentado paulatinamente hacia allí. Toda la situación se puede abarcar completamente de un vistazo. Estos factores transmiten una sensación de seguridad. Las condiciones espaciales se perciben bien y están claramente estructuradas por la luz. El aumento de las densidades lumínicas indica el camino hacia el evento. Los visitantes se pueden orientar fácilmente y se sienten a gusto.



En la estación (ejemplo 2) es importante crear transiciones suaves entre las densidades lumínicas.
Muchos viajeros tienen prisa. La información sobre las conexiones de trenes es prioritaria. Unas condiciones de luz con fuertes contrastes resultarían molestas.
En este caso, se prescinde en gran parte del arco de tensión en la iluminación. Una ligera acentuación de determinadas zonas mediante el aumento de la densidad lumínica se emplea en el mostrador de información y en las galerías comerciales. En conjunto, la luz en la estación se ve uniforme y transmite calma visual. La vista apenas necesita adaptarse.

En cambio, la iluminación en la tienda exclusiva (ejemplo 3) está acentuada y llena de tensión. Los fuertes contrastes dirigen la atención directamente a la presentación del género. A pesar de estas diferencias de la intensidad lumínica, los clientes perciben la luz como agradable. También en este caso, toda la situación se comprende rápidamente.

Dentro del campo visual humano se producen unos contrastes de claro y oscuro muy fuertes.
Estos contrastes se suman aparentemente a un valor medio, ya que no causan la fatiga rápida de la vista. Si los ojos se vieran expuestos alternativamente a unos contrastes tan pronunciados, el trabajo de adaptación sería inmenso.
Por lo tanto, si una situación de iluminación se puede comprender a primera vista, los saltos en la distribución de la densidad lumínica se pueden utilizar de manera conveniente. Esto permite crear un arco de tensión con la luz y guiar y acompañar a las personas.

Si una estancia está iluminada por completo con una determinada densidad lumínica y llena con su dimensión el campo visual completo de las personas, la transición hacia una zona con una iluminación de mayor o menor intensidad debería realizarse de forma paulatina. De esta manera, el ojo se puede adaptar fácilmente a los cambios en las condiciones de luz sin cansarse. En este caso, los saltos entre densidades lumínicas muy diferentes causarían deslumbramiento y cansarían rápidamente.
Una buena puesta en escena lumínica contribuye de manera determinante a nuestro bienestar y lleva a menudo al éxito comercial. En última instancia, el diseñador de la iluminación debería decidir in situ qué luz es la más conveniente en cada situación.